Manejo del caligus, ecotoxicologia y estudios

No hay duda que la industria de la salmonicultura a nivel mundial y en Chile ha tenido un desarrollo explosivo, los argumentos a favor de ella y en contra son fuentes de muchas discusiones. Sin dudas estas no serán fáciles de resolver y son fáciles de despertar pasiones. Es aca nuestro rol como investigadores de presentar evidencias, no con el fin de dar una verdad si no de describir la realidad que nos toca observar.

En este aspecto, el manejo de la caligidosis, en la industria ha sido todo un problema, no solo por los costos que llevan manejar esta parasito, las pérdidas que producen al productos, sino que además por ser puerta de entrada a otras patológicas, que perjudican el cultivo. Sumado a esto ha venido mostrándose la polémica de los efectos de los distintos compuestos usados por la industria, en el control del parasito, sobre el ambiente.

Es importante indicar, que conocemos muy poco del agente parasitario, solo recién en los últimos años trabajos destacados han descrito parte de su biológica y hace poco se logró secuenciar su genoma, lo que abre oportunidades a un manejo más específico del problema. Ahora desde hace varios años se vienen indicando la resistencia del parasito a los químicos más usados, le necesidad de un cambio de manejo del mismo y en Chile también algunos esfuerzos por entender su impacto. Al respecto, quizás una de las ideas más rupturista ha sido el uso de jaulas sumergibles, para reducir la infección o llegar al cultivo costa adentro por recirculación, Pero son modelos que involucran una gran inversión para reducir la infección sin usar mecanismos químicos. Dentro de eso también  en países nórdicos, se desarrolló la rotación de químicos para reducir sus efectos, tanto en presión ambiental como en la generación de resistencias. Dentro de esas líneas el uso de peróxido, pareció revolucionario por la reducción de su impacto ambiental, al ser un compuesto más degradable que los actuales químicos, sin embargo al poco andar se demostró resistencia del parasito a este tipo de químicos y se tiene reporte de sus efectos en otras formas de las cadenas tróficas de las aguas.

No hay duda que estamos aún al debe en mucha información y los estudios no son completos, por ende debemos ser cautos en la información entregada, ya se ha reportado efectos en desarrollo del camarones con el uso de teflubenzuranos, lo que  indica que los efectos en sistemas de cultivos sobre  crustáceos pueden ser más severos de lo pensado. En el caso de peróxido, la revisión 2018 de Urbina et al, da información contundente de sus efectos, ya que las dosis usadas para baños es muy superior a las dosis letales medias para diversas microinvertebrados, lo que  puede ser un efecto muy  deletéreo en las cadenas tróficas, de los lugares de cultivo. Por ende pensar que alguna estrategia química no tiene un costo ambiental, es complejo de vislumbrar.

Finalmente, en la línea de lo poco que conocemos  de este parasito, es notar que los esfuerzo están totalmente enfocados en el control de los adultos, reduciendo la venta de acción de los agentes químicos y incluso saturando las regiones de cultivo con formas infectantes o de vida libre del parasito, debemos conocer más sus ciclos de vida y buscar ahí los blancos para reducir la carga de infección, por agentes libres en las aguas de cultivo.  No cabe duda que comprendiendo mejor  el agente causal de esta parasitosis, podemos intervenir de forma más específica su control, reduciendo su impacto ambiental, los costos y mejorando las estrategias de cultivo.

Otros Artículos de Interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En qué puedo apoyarte?

Conversemos sobre tus proyectos