Estrés oxidativo, REDOX y Fenton

En los últimos años el concepto de antioxidante ha tomado fuerza en la nutrición, aditivos, bebidas alimentos, alimentos funcionales todos ricos en antioxidante, promotores de antioxidante y reductores de radicales libres. Una primera idea que surge es que, un antioxidante es una molécula tipo, pues no es una molécula, es más correcto comprenderlo como una acción. Las moléculas antioxidantes por ende es un gran grupo de moléculas que tiene la capacidad de unirse a radicales libres y reducir su concentración y efectos. Dentro de eso debemos ser cautos, porque muchas moléculas abundantes, como el agua se comportan tanto como un antioxidante, lo que pasa es que capacidad es bajar, pero eso no quita que lo sea. Así que una primera idea a tener presente, que cuando nos dicen, esto  o aquello es rico en antioxidante, es preguntar ¿pero que antioxidante ES? Eso nos podrá orientar en la capacidad real que tiene y algo más de donde cumple su acción, por ejemplo una molécula polar, anfipática, ser un buen antioxidante intracelular, pero no hará efecto en espacios de circulación.

Es entonces que este concepto de antioxidante no es tan simple, debemos agregar a lo que es el estrés oxidativo, que en palabras simples es una injuria generada por moléculas que se forman durante los procesos metabólicos normales y que cuando eso ocurre existe una capacidad de oxido-reducción de las células, REDOX. Si los procesos metabólicos son muy elevados o la capacidad REDOX esta disminuida se genera entonces el estrés oxidativo. Es así que este es un fenómeno, que tiene una normalidad, un límite en la célula pero cuando los procesos metabólicos versus los procesos de reducción están desequilibrados es entonces que ocurre el fenómeno de estrés oxidativo. Pero seamos claros, es normal que la célula sufra oxidación, son fenómenos naturales y cuando ocurre un aumento de las moléculas de reducción, entonces igual ocurre daño celular por falta de oxidación. Un ejemplo de eso que para poder marcar proteínas envejecidas, membranas dañadas o procesos que deben terminar dentro de la células, la oxidación de esos elementos son marcas para reciclarla, degradar o entrar en muerte programada. Al no tener esas marcas, se frenan procesos de limpieza celular, por falta de oxidación. Por ende un exceso de antioxidante, también puede ser perjudicial para fenómenos celulares.

Catalizadores metálicos

Diversos Metales son capaces de hacer ciclos redox en los que un solo electrón puede ser aceptado o donado por el metal. Esta acción producen radicales y puede producir especies reactivas del oxígeno. La reacción FENTON de es un ejemplo de ella Fenton, en el que se producen radicales hidroxilo de la reducción del hierro y peróxido de hidrógeno. La presencia de estos metales en los sistemas biológicos de forma no complejada (no en una proteína u otro tipo de protección del complejo metálico) puede aumentar significativamente el nivel de estrés oxidativo. Ademas es una reacción reversible, lo que significa que puede ser inversa donde grandes concentraciones de radicales generan una gran cantidad de metales libres, pero mas interesante aun en un exceso de antioxidante. La caída de radicales libres genera un aumento de esta reacción y catalizamos la perdida de metales que cumplen funciones biológicos como co-enzimas y generamos un estado redox, por una pérdida de radicales libres. Por ello no debemos olvidar que los niveles de oxido-reducción es un balance, que no puede cargarse a ningún lado, para no entrar en problemas fisiopatológicos.

 

Entonces, es bueno tomar antioxidante, pues si tienes un producto en desbalances si, sistemas productivos de alimentos, granjas de animales, requieren mitigar este desbalance dando antioxidante, pero no es menor preguntarse cuál, como y cuando dárselos. Ya someramente hemos descrito que pueden ser efectos intra o extracelulares, algunos requieren sistema de transporte, otros deben catalizados o son catalizadores de funciones y algunos mas son promotores de enzimas que ayudan reducir los radicales libres.

No podemos volver a destacar que cuando nos ofrecen un producto rico en antioxidante debemos preguntar cuales,  de que naturaleza y al diseñar la dieta tener presente sus agonistas o el antagonismo con otras moléculas, poniendo atención por ejemplo a los metales libres, para no generar un desequilibro tal que nuestro antioxidante se nos vuelva un oxidante. Hacer estudios in vitro de la función antioxidante de una molécula no es complejo en líneas celulares y se pueden buscar sinergias en mezclas complejas, pero si no se dan esos pasos podemos terminar con una dieta rica en antioxidante, sin acción antioxidante

Otros Artículos de Interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En qué puedo apoyarte?

Conversemos sobre tus proyectos